domingo, 22 de mayo de 2016

Banda Poopó acompañó a más de 30 fraternidades

La Banda Intercontinental Poopó de Oruro, con 52 años de permanencia en diversos grupos de danzarines, se hizo presente en la fastuosa entrada del Señor del Gran Poder, con la finalidad de poder dar el mejor ritmo a cada una de las danzas nacionales en más de 30 fraternidades.

GUARDATOJOS

Con sus tradicionales guardatojos, que caracteriza a la actividad minera en Bolivia, sustento económico del país, la agrupación incluye a más de 300 integrantes, quienes por cerca de 16 años son parte de la fiesta del Señor de Gran Poder.

“Es por eso que estamos presentes para que los bailarines y la población ahora viva al son de nuestra intercontinental banda Poopó, que acompañaremos a los danzarines hasta concluir las 67 comparsas”, explicó Álvaro Gonzales, nieto de Simeón Gonzales, creador y fundador de la banda, que se encamina a batir un récord de permanencia en las entradas folklóricas del país.

COMPÁS CANSINO

Mientras de forma rítmica entre la percusión y los platilleros e instrumentos de viento, como trompetas, bajos y trombones daban ayer el compás cansino de la morenada, Eloy Salmón, que integran más de 200 miembros, miles de espectadores aplaudieron entusiastas la música de una de las bandas tradicionales, que en sus trajes formales utilizó la tricolor boliviana.

sábado, 14 de mayo de 2016

Bandas bolivianas en Londres cobran hasta 2.000 euros

En Londres (Inglaterra), la capital económica y cultural de Europa donde se hablan más de trescientos idiomas, las presentaciones de bandas y fraternidades bolivianas se ha convertido en un verdadero negocio, pero al mismo tiempo en el mejor rostro internacional que Bolivia muestra al mundo.

De acuerdo a la boliviana Claudia Gonzales, quien vive en la capital londinense desde el 2004, la única banda compuesta por migrantes bolivianos que hay en Europa vive en Barcelona (España) y existen cuatro fraternidades que deleitan a los ingleses en las fiestas más importantes de la ciudad global.

Pese a que la capital británica es uno de los centros neurálgicos en el ámbito de las artes, el comercio, la educación, el entretenimiento, la moda, las finanzas, los medios de comunicación, la investigación, el turismo o el transporte, la presencia de las fraternidades bolivianas (morenadas, caporales, diabladas y otros) se ha convertido en la última década en una de las principales atracciones turísticas y culturales más exóticas para el hombre londinense.

Claudia cuenta que en Inglaterra no hay bandas bolivianas, pero sí varias fraternidades.

Entre los grupos de danzarines bolivianos más representativos están: La Morenada Bloque Kantuta, los caporales San Simón, los pujllay Sumaj P´unchay y la diablada.

La única banda boliviana que hay en Europa, por lo menos así lo confirma Gonzales, es la reconocida “Boliband”, pero que sus más de 25 integrantes nacionales viven en Barcelona, España.

“Tanto las fraternidades como la única banda boliviana participamos en diferentes actos y fiestas inglesas, carnavales caribeños y carnavales africanos”, expresa la paceña, quien también cuenta que a los ingleses les gusta la música folclórica, las danzas y las bandas bolivianas.

El traje de la chola paceña y las máscaras de los hombres son los más requeridos a la hora de tomarse una foto por parte de los londinenses. “Las luchadoras bolivianas que visten polleras se hicieron bastante famosas en Londres y cada vez que nos presentamos en festividades somos muy aplaudidas y queridas, pero siempre con respeto”.

Como en Europa las bandas bolivianas prácticamente no existen. El grupo boliviano Boliband se hizo muy requerido en Londres por la calidad de sus interpretaciones, su vestimenta y, por supuesto, por el alma del folclore nacional.

“No es lo mismo bailar nuestra morenada con banda que con amplificación. Ha sido un sueño que hayamos traído el año pasado al grupo de Hugo Revollo (Boliband), orureño de origen, quien es el director. Los londinenses han quedado maravillados”, cuenta Gonzales.

La paceña, quien es cofundadora de la fraternidad Morenada Bloque Kantuta, asegura que para llevar a la banda boliviana Boliband desde Barcelona hasta Londres tuvieron que pagar unos 2.000 euros, fuera de los gastos en hotel, alimentación y pasajes de los 25 integrantes durante dos días que duró la fiesta en la capital británica.

“Mostramos a los europeos lo mejor de nuestro folclore boliviano y lo mejor de nuestra banda”, asegura.

Bailar morenada es una de las danzas más caras en Londres. Los trajes que visten los bolivianos son hechos y llevados desde La Paz. Por ejemplo, el traje de un varón cuesta alrededor de 1.000 dólares y los de una mujer (chola paceña) unos 500.

Para bailar el conocido “Achachi” moreno cuesta unos 1.200 dólares, incluido el envío desde Bolivia hasta Europa.

Gonzales explica que cuando van a realizar presentaciones pagan todo de sus propios bolsillos. “Todos los gastos nos dividimos entre los integrantes. Pago por el equipo de sonido, transporte, refrigerio y bebidas. Cada uno más o menos gasta unos 70 dólares”.

Para la artista paceña, bailar en el corazón de europa es un orgullo boliviano. “Cuando bailamos en Londres, buscamos que conozcan y aprecien nuestra cultura boliviana. Eso nos hace sentir orgullosos de nuestras raíces”.

De todos los bailarines extranjeros en Londres (colombianos, mexicanos, peruanos, brasileños y otros), los bolivianos siempre somos los más aplaudidos”, dice Gonzales.

Datos

Cuatro países

Los inmigrantes más numerosos en Londres son los brasileños, los colombianos y los ecuatorianos, mientras que el número de bolivianos ha estado creciendo en los últimos años.

Universidad Queen Mary

De acuerdo a un estudio de la Universidad Queen Mary de Londres (2011), la población latinoamericana en la capital inglesa se ha cuadruplicado desde 2001.

Se calcula que en la ciudad viven 113.500 latinos. En total, hay 186.500 en todo el Reino Unido.

La investigación fue acompañada por dos Organizaciones No Gubernamentales (ONG): Latin American Women’s Rights Service y Trust for London.

Los hallazgos se basan en más de 1.000 encuestas, 50 entrevistas y varios encuentros con grupos de latinoamericanos.

Como su título lo indica, "No más invisibles” busca hacer visible una comunidad que en número se acerca a uno de los grupos de extranjeros más numerosos: los polacos.

Folclore brilla en San Patricio

La fiesta de San Patricio es la entrada londinense más grande de Inglaterra. Las fraternidades bolivianas brillan con todo su folclore y su riqueza cultural, cuenta José Sánchez, un orureño que se fue a vivir a la capital británica hace 10 años.

“La fiesta de San Patricio se realiza entre el 14 y el 15 de marzo. Este año, los bolivianos han sido los mejores”, cuenta.

La entrada de San Patricio recorre las principales calles de Londres. Dura una hora y media aproximadamente.

Sánchez, quien trabaja en un hotel haciendo labores de limpieza, explica que también las fraternidades bolivianas se presentan en el Carnaval de Luton, que se realiza el último fin de semana de mayo, y la entrada de New York Express, cada primero de enero. “Es tan famosa esta entrada que la transmiten por diferentes medios a nivel mundial”, manifiesta el orureño.

Ortega: “A los europeos les gusta nuestra música, pero hace falta más bandas”

Ver cómo los londinenses aplauden, gritan y se alegran cuando miran a las fraternidades y grupos bolivianos folclóricos es una experiencia maravillosa, asegura Rafael Ortega, cochabambino que está haciendo un doctorado en la universidad de Lancaster hace dos años.

“Una de las entradas que observé con mucha alegría fue la del pasado 1 de enero, que es la fiesta de New York Express. Sentí mucha emoción y orgullo cuando veía a la gente de Londres aplaudir y bailar”, expresa el valluno.

“Tengo un compañero en la universidad que es de Londres y él me dice que lo único que le faltaba a los bailarines bolivianos era tener sus propias bandas”.

Ortega está seguro que si hubiesen bandas bolivianas, con sus propios instrumentos y su indumentaria la imagen boliviana en europa sería completa, incluso tendrían más ingresos económicos para enviar al país.

“De todas formas, ya contar con fraternidades bolivianas en las calles de Londres es una gran alegría”, acota.

El cochabambino cuenta que también conoció a un paceño, quien está en Londres de forma ilegal. “Me dijo que está haciendo sus papeles. Me comentó que estuvo en Madrid y se vino aquí porque allá ya no encontraba trabajo por la crisis generalizada”.

La mayoría de los latinos entraron a Inglaterra con visas temporales y más de la mitad de los que viven en Londres tienen residencia permanente. Sin embargo, el 19 por ciento no tiene documentos válidos, asegura Ortega.

“Cuando termine mis estudios, volveré a Bolivia y contaré que una de las cosas más bonitas que vi en Londres fue ver bailar a nuestra diablada”.

Migración latina inició en 1970

De acuerdo a un reportaje del periódico digital BBC.COM, la inmigración latinoamericana hacia Inglaterra arrancó en la década de los setenta.

Pese a una larga historia de vínculos entre el Reino Unido y América Latina, solo a partir de la década de los setenta ha habido una migración latinoamericana significativa.

Durante la época de las dictaduras latinoamericanas el flujo migratorio creció por razones de búsqueda de refugio. Y en las últimas dos décadas por razones absolutamente económicas.

Su presencia se siente en clubes de salsa, restaurantes y carnavales. Pero comparados con africanos, sudasiáticos e inmigrantes de Europa del Este, los latinos -que no están categorizados oficialmente como una minoría étnica- son una población todavía muy pequeña.

APORTE LATINO Los latinoamericanos tienen una masiva contribución, sobre todo en Londres, donde están concentrados. Y, sobre todo en los grados menos calificados del siempre difícil mercado laboral.

Según un estudio de Cathy Mcllwaine, investigadora británica de Queen Mary, University of London, el 40 por ciento de la población latinoamericana trabaja en servicios de limpieza y en restaurantes.

"Son trabajos invisibles, en los que la gente trabaja muy temprano en las mañanas y muy tarde en las noches".

Pero también, subraya Mcllwaine, hay una cantidad significativa de trabajadores en el centro financiero, "La City", así como un creciente número de empresarios de la región.

Muchos de los empresarios latinos se encuentran en zonas particulares de la capital británica, como Elephant and Castle, el mercado de Seven Sisters y áreas de Brixton, "donde además hacen una importante contribución en el tejido cultural londinense".

Mcllwaine afirma que hay alrededor de 114.000 latinoamericanos viviendo en Londres. Más de la mitad son brasileños. Otros grupos importantes son los ecuatorianos, bolivianos y colombianos.